Transforma tu rutina en actos de mindfulness

Transforma tu rutina en actos de mindfulness

Meditar es la mas conocida, pero no la única, forma de vivir en el presente.

El cambio de perspectiva siempre ayuda a superar una aparente dificultad. Percibir el mundo principalmente a través de otros sentidos y no la vista, me llevó al encuentro con actividades rutinarias que se convirtieron, sin yo saberlo, en mi práctica personal de atención plena. Aquí te comparto 7 de ellas, para que las pruebes y nos cuentes en los comentarios si te fueron de utilidad.

  1. Crea momentos “libres de tecnología”: Cuando salgo a caminar con el perro dejo a propósito el móvil para enfocarme en la caminata, jugar con mi mascota y descansar las manos.
  2. Define una intención para el día: Al levantarme, ya sea en meditación o mientras me aseo, defino una intención como “Ser paciente” o “Apreciar a mis colegas”. Eso facilita que durante el día pueda realizar actos que muestren esa intención.
  3. Tómate un momento para recordar tu misión: Coloca 2 alarmas, una a media mañana para repetir mentalmente por 1 o 2 minutos “Existo para servir”. La otra alarma al final de la tarde para repetir “Gracias” y expresar lo que valoras tu vida.
  4. Deja fluir tu mente: Mientras tomas tu ducha, permite a tu mente pensar sin restricción. Esto activa la creatividad. En mi caso puedo decir que, muchas de mis mejores creaciones se me ocurrieron ¡mientras me enjuagaba!
  5. Cuenta pasos: Aquí me refiero a relatar mentalmente las acciones que realizas al dar un paso: desde levantar la pierna, proyectarla hacia adelante, apoyar el talón del pie, luego el arco…. Una forma muy sencilla de conectar con tu cuerpo en cualquier lugar.
  6. Abraza tus sensaciones: Mientras lavas los platos, siente la textura de la esponja y la temperatura del agua. Siéntate en una terraza o un banco en el parque, percibe el aroma de la comida que cocinan cerca, la música o las voces que provienen de los autos que pasan, la brisa en tus brazos y rostro.
  7. Simplemente ¡respira!: Hacer 6 respiraciones profundas es mi forma favorita de calmarme. Si alguien me tropieza en la calle, en el dentista, al recibir una noticia preocupante. Antes de iniciar cualquier actividad que requiera de enfoque, desde escribir este artículo hasta irme a dormir.

Ahora es tu turno! El mindfulness te hace mas resiliente, mas enfocado y por ende mas productivo. Y sobre todo, contribuye a que te sientas en paz y feliz.

Imagen de Thomas Breher en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: