Transformándote en una mejor persona

Glenda Travieso es autora del libro Sanar es una elección, conoce tu depresión y aprende cómo superarla, de Ediciones Inspirulina. Para conocer más de su libro, haz clic aquí.

De alguna manera todos queremos ser mejores personas, convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos, deseo que se hace más intenso con la llegada de un nuevo año. Sin embargo, a veces no tenemos una definición clara de lo que esto significa ni tampoco somos conscientes de que es parte de un proceso y un poco del significado de la vida: crecer y evolucionar para convertirnos en mejores seres humanos.

Si bien todos hemos sido dotados con lo necesario para navegar en este mundo, es cierto también que muchos nos sentimos impulsados ​​a crecer, expandirnos y cambiar. Esta innata necesidad de expansión personal puede llevarnos por muchos caminos a medida que nos desarrollamos dentro del contexto de nuestras vidas individuales. Sin embargo, los pasos iniciales que pueden ponernos en el camino de la evolución no siempre son claros. Muchas veces podemos sentir que nuestra vida es tan caótica que no sabemos ni siquiera por dónde comenzar o si realmente nos espera un mejor mañana.

Algunos podemos dar incluso pequeños pasos, teniendo nuestra propia idea de crecimiento en mente, en lugar de permitir que otros dirijan el curso de nuestro viaje. No obstante, debemos aceptar que el cambio no sucederá de la noche a la mañana y que las transformaciones tienen lugar al principio en nuestro interior. Para que exista un verdadero cambio en nosotros y además que este se proyecte hacia nuestro mundo exterior, debe gestarse de adentro hacia afuera.

Convertirte en una mejor persona ante tus propios ojos es un proyecto de toda la vida que debe centrarse en tus esfuerzos, en cada paso que das cada día dentro de las múltiples áreas de tu existencia. Es probable que de manera innata sepas qué cualidades te harían una mejor persona, sin embargo, ten presente que a veces para crecer como individuo todo lo que se necesita es hacer nuestro mejor esfuerzo en repartir el bien siempre que sea posible.

El respeto debe ser un elemento clave de tus esfuerzos, respeto hacia la integridad y las opiniones de los demás. Cuando eres capaz de reconocer que todas las personas son merecedoras de compasión, consideración y dignidad, surgirá en ti de manera natural el hecho de tratarlas de la misma forma en que tú quisieras ser tratado. Te convertirás intuitivamente en un oyente más activo, en una persona más sensible y auténtica, por lo tanto más dispuesta a hacer el bien a los demás.

Dar la milla extra en todo lo que haces te facilitará tu evolución. Abordar tus deberes y rutinas diarias con una actitud optimista, esperando siempre lo mejor, de seguro ayudará a que tu vida cambie para bien, pero lo más bonito de este proceso es que el salto cuántico que tú des, esta elevación de tu conciencia, no será beneficioso solo para ti, sino que estarás ayudando a hacer de este mundo un lugar más brillante, más alegre y mejor para todos.

Finalmente, ten presente tus valores e intégralos en tu vida. Vivir según tus valores y respetarlos, te permitirá introducir un nuevo grado de integridad y dignidad en tu vida.

A medida que te esfuerces por desarrollarte más, podrás sentir orgullo no solo por tus logros, sino también por el hecho de que estás cultivando la conciencia dentro de ti a través de tus decisiones, acciones y comportamientos. A medida que recorras este camino de evolución y vayas ganando maestría, aprovecha al máximo y disfruta este proceso creativo de transformación. Convertirte en una persona mejor es tu elección y es una progresión natural en tu viaje de autoconciencia.

Si quieres aprender más sobre la depresión y del trabajo de Glenda Travieso, puedes visitar este enlace para conocer su libro Sanar es una elección, conoce tu depresión y aprende cómo superarla, de Ediciones Inspirulina.



Deja tus comentarios aquí: