Trátate suavemente

Es probable que el título de esta entrada te remita a la canción de Soda Stereo que va sobre relaciones tormentosas, y al gusto que a veces podemos encontrar en ellas. Todo depende de la etapa en la que te encuentres, pero es necesario establecer una relación armoniosa contigo mismo antes que nada.

Muchas veces somos nuestros primeros verdugos, negándonos oportunidades por el simple hecho de no creer que somos lo suficientemente buenos para ellas. O incluso podemos pensar que lo somos, pero algo siempre viene y nos pone la zancadilla. Probablemente hayamos hecho de la inseguridad una costumbre.

Pero estaría bueno parar, ¿no? Si te identificas con lo arriba expuesto probablemente conozcas de más las consecuencias que ello trae en términos de malestar, así que haremos caso omiso a ellas. Mejor poner el ojo en las posibles soluciones.

Muy bien si nos acostumbramos a la guerra en nuestra cabeza, pero vale más hacer un ejercicio de foco: algo hemos hecho bien, más de una vez en la vida. Poner ese cassette (a modo de mantra, de papelito pegado en la nevera) y recordar que sí hay algo que funciona “bien”, puede ayudarte.

Esto te dará fortaleza para cuando llegue la hora de auto flagelarte: debes poder ser capaz de observar tus grietas sin derrumbarte. Acéptalas, y ya. Haz lo que sea: escríbelas, sácalas de ti, déjalas fuera.

Y acepta que tus opiniones pueden cambiar. Nos enseñaron que de “grande” uno ya no cambia: falso. Una de las grietas a identificar: el miedo. ¿Por qué quedarse parado en territorio hostil, incómodo? ¿Por costumbre? Pues ve preparándote para destinar tus ahorros al tratamiento médico que probablemente necesites al descubrir que te enfermaste tu mismo.

Lo más importante de todo esto es el amor, como siempre. Practícalo contigo mismo: ya identificaste tus fallas, ya entendiste que es normal tenerlas, y aceptaste que siempre vendrán a ti. Ahora lo que debes hacer es aprender a moldear la manera en que reaccionas ante ellas. El amor propio puede hacerte ver que tus opiniones negativas sobre ti mismo no tienen que definirte, y que puedes pasar la página y seguir con tu propia historia, como tú quieras que sea.



Deja tus comentarios aquí: