Tres ejercicios sencillos para ayudarte a sobrevivir las largas horas frente a la computadora

Tres ejercicios sencillos para ayudarte a sobrevivir las largas horas frente a la computadora

¿Eres de las personas que, como yo, pasan muchas horas seguidas trabajando frente a la computadora? ¿Y de vez en cuando te preguntas por qué te duele la espalda?

Pues, como yo, tienes de qué preocuparte. Estudios recientes de universidades como Harvard – Brigham Women’s Hospital, alertan  acerca del impacto que tiene sobre nuestro cuerpo el permanecer sentados gran parte del día. Según los investigadores nuestra vida sedentaria está reduciendo la esperanza de vida al generar dolencias como: Enfermedades del corazón, desbalance de las caderas, dolor de espalda y cuello, problemas en los hombros y problemas respiratorios.

Lo más alarmante de estos estudios es que todos señalan que no importa cuántas horas pases en el gimnasio después del trabajo, eso nunca va contrarrestar los efectos de permanecer todo el día sentado.

Uno de los problemas que se genera con más frecuencia al permanecer sentado en una silla mucho tiempo es que tus glúteos olvidan cómo enviar su señal. Y como los glúteos son el grupo más grande de músculos en nuestro cuerpo, esto termina generando inconvenientes en todo nuestro sistema muscular pues otros músculos deben compensar la falta de tensión de los glúteos. Además glúteos débiles hacen que la pelvis se incline hacia adelante, esto coloca estrés en la espina lumbar resultando en ese conocido dolor en la parte baja de la espalda que a veces sentimos.

Pero tranquilo, no todo está perdido. Según los científicos lo que realmente contrarresta el estar sentado todo el día es el ponerse de pie cada media hora durante al menos 20 segundos.  Eso basta para poner el cuerpo a tono.

Con la urgencia del caso, decidí compartir contigo tres ejercicios sencillos y eficaces para reducir el estrés producto del exceso de escritorio. Es MUY IMPORTANTE que los hagas de pie.

Así que a levantarse de ese escritorio y ponerse manos a la obra. Recuerda que sin práctica todo seguirá igual, y tu salud está en juego.



Deja tus comentarios aquí: