Tríada para el crecimiento personal

Tríada para el crecimiento personal

“La vida no se trata de encontrarte a ti mismo, sino de crearte”.

George Bernard Shaw

 

Frecuentemente, cuando conocemos historias motivadoras sobre otras personas, el factor común en todas ellas es que superaron grandes dificultades para lograr sobreponerse y alcanzar sus metas. En realidad, nadie está exento de situaciones que requieren extra milla y de la necesidad de enfocarse en una mentalidad positiva para poder superarlas.

Los entornos locales y globales cambian a un ritmo inusitado. Toda esta vorágine obliga a cada ser humano a ser resiliente. La capacidad de aprender y desaprender pasa a ser uno de los más grandes activos. Si bien el entorno influye, no nos define. Adaptarse proactivamente es mantenerse escaneando las posibilidades constantemente.

Como nunca antes, los individuos tienen, hoy en día, la capacidad de cambiar su destino. Vamos a mencionar tres factores triádicos que influyen para lograr crecimiento personal y transformación, ellos son: ser espiritual, ser emprendedor y ser digital.

Ser espiritual: El primero y más importante de esos factores es un viaje interno hacia lo espiritual, alma y cuerpo alineados. Cada quien elige la tendencia que más le permita evolucionar, más allá de dogmas y religiones. Equilibrio, paz, amor y certeza para erradicar la culpa, la queja, el miedo y el ego. Suena sencillo, pero es una tarea de hábitos que nos lleva toda la vida, para alcanzar un nivel que nos permita ser mejores cada día, para ser felices sin que dependa de temas externos.

Ser emprendedor: Es una actitud que debemos desarrollar. Por ejemplo, los niños siguen sin recibir educación sobre emprendimiento y finanzas. El desarrollo de habilidades emprendedoras es una tarea que mientras más temprano la empecemos será mucho mejor. Ser emprendedor es trabajar en equipo sin temer a la libertad y la independencia. Conocer de inteligencia emocional y social, de creatividad, innovación, oratoria, ventas, contabilidad y muchas otras habilidades prácticas.

Ser digital: Esta opción es quizás una de las más grandes. La comunicación digital es la democratización de las oportunidades para todos, desde un pequeñísimo emprendedor local, hasta una empresa transnacional con múltiples productos, deben digitalizar su mensaje.

En mi caso particular, tengo más de 13 años especializándome en mercadeo digital, redes sociales y todo lo relacionado con el ámbito digital. Siempre con el objetivo de aprender cada vez más para poder compartir y ayudar a otros con formaciones de utilidad práctica que optimizan ideas de negocios, servicios, productos y marcas.

Estar fuera del alcance de Internet, hoy en día, es perder la gran oportunidad de ser un ciudadano global y digital. Pero más allá de estar en Internet a través de un sitio web y de redes sociales hay que invertir recursos en aprendizaje que nos hagan usar estas valiosas herramientas de forma optimizada para sacarles el verdadero provecho.

Impactar en otros para ayudarlos a crecer termina siendo un gran negocio para todos, la educación es la mejor inversión en tiempos de crisis. Ser mentor de emprendimientos, asesorar para identificar negocios digitales y hacerlos crecer me ha ayudado a demostrar que Internet es un gran pilar de esta tríada para el crecimiento personal. Evidentemente, requiere mucha formación, esfuerzo, tener una meta clara y enfocarse en ella. Estas posibilidades están al alcance de todos.



Deja tus comentarios aquí: