Tu conciencia es energía

Tu conciencia es energía

A comienzos del siglo veinte, expertos en física cuántica revelaron que todo es energía, y que el mundo material es, de una forma u otra, una ilusión. Todo vibra y todo se mueve con una frecuencia única. Esto quiere decir que una silla o una vela son sólo formas de energía. Tu cuerpo es sólo energía. Y un pensamiento o una emoción también son energía.

Hay formas visibles de energía que puedes ver y hasta tocar. Y hay formas invisibles como las ondas sonoras, las microondas y el electromagnetismo. Cuando sientes la tensión del aire antes de que llueva, o cuando entras a una iglesia y sientes paz, estás percibiendo energía invisible. La conciencia es también otra forma de energía invisible.

En el universo cuántico la energía y la conciencia son inseparables. La conciencia interactúa con la energía para moldearla. Esto podemos comprenderlo intelectualmente; pero en la practica, pensar que la mesa, la vela, las personas, los árboles y todo cuanto nos rodea son formas de energía quizá no sea tan sencillo. En realidad, no nos gusta verlo así porque nos resistimos al cambio, a tener una visión del mundo como algo que va mas allá de lo que podemos percibir con los sentidos.

Una nueva tendencia fundamentada en un universo psico-energético ha comenzado a emerger y está cambiando el mundo de la medicina y el cuidado de la salud. Las nuevas artes curativas (y las que ya existían antes de la medicina moderna) se están enfocando en la energía y la conciencia, dos conceptos que han sido bastante desestimado por la medicina convencional.

De esta manera, el cuerpo humano puede ser visto como un sistema estructurado y visible de energía, en constante interacción con energías no visibles como los pensamientos y las emociones. Y al mismo tiempo es parte de una campo de energía mucho mayor, como lo es el campo de energía universal.



Deja tus comentarios aquí: