Tu corazón late al ritmo del cambio

Estamos viviendo un momento único en la historia, un tiempo de grandes cambios y aunque sé que esta frase puede sonar como un cliché, no he podido encontrar otra para describirlo. Los cambios son demasiado obvios para no ser conscientes de ellos.

 Cada vez se hace más evidente que los seres humanos estamos siendo llamados a un despertar para que seamos conscientes de los cambios que estamos experimentando a nivel de ambiente, clima, extinción de las especies, crisis sociales y alarmantes problemas de salud.

 El mundo que nos rodea no es, ni más ni menos, que aquel que hemos creado individual y colectivamente. Si queremos cambiar el mundo que esta a nuestro alrededor, tenemos que comenzar por convertirnos en eso mismo que deseamos experimentar. Si queremos experimentar amor y compasión, debemos mirar dentro de nosotros mismos, y es entonces, cuando comenzaremos a comprender las leyes físicas que rigen este universo.

 ¿Cómo podemos ser parte del cambio que necesita nuestro mundo?

 Me gustaría invitarte a mirar “dentro de ti” y a examinar tus emociones, la ciencia nos dice, y esto es ya un “hecho”, que todos estamos conectados a través de un campo de energía. Estamos sumergidos es ese campo, y a su vez, ese campo nos sirve de espejo para que podamos ver en qué nos hemos convertido y cómo es el mundo que nos rodea.

Desde hace mas de 20 años el Instituto de Matemáticas del Corazón (Institute of Heart Math) se ha encargado de investigar la interacción que se produce entre el corazón y el cerebro. Dicho en otras palabras, ha estudiado la manera como el cerebro y el corazón se comunican entre si; y como esa interacción afecta la consciencia y nuestra percepción.

Una de las cosas que han podido identificar en los estudios realizados es un estado especifico al que han denominado “coherencia”. Los resultados han demostrado que cuando experimentamos emociones positivas el corazón late de forma difertente, por ejemplo, cuando apreciamos el atardecer, la naturaleza, cuando sentimos amor y compasión, o cuando tenemos interés genuino por alguien.

El corazón genera el campo electromagnético rítmico más grande que existe en el cuerpo humano. Si lo comparamos al generado por el cerebro, su componente eléctrico es 60 veces más grande en amplitud e impregna cada célula del cuerpo. Y si evaluamos el componente electromagnético, encontramos que es aproximadamente 5000 veces más fuerte que el generado por el cerebro, razón por la cual puede ser detectado a metros de distancia del cuerpo utilizando un magnetómetro sensible.

Cuando los investigadores miraron el análisis espectral (técnica que se utiliza para medir el campo electromagnético del corazón) encontraron que allí había información emocional codificada. Esto significa que la información pertinente al estado emocional de una persona puede ser comunicada por medio del campo electromagnético del corazón.

Los patrones rítmicos de los latidos del corazón cambian significativamente cuando experimentamos distintas emociones,por ejemplo, las emociones negativas como la rabia o la frustración están asociadas con un ritmo cardiaco irregular, desordenado e incoherente. Por el contrario, emociones positivas como el amor, la compasión y la tolerancia, están asociadas con una actividad rítmica tranquila, ordenada y coherente. En consecuencia, estos cambios en los patrones rítmicos de los latidos crean los cambios correspondientes en la estructura del campo electromagnético emitido por el corazón.

Si logramos cambiar las emociones podríamos cambiar la información que estamos codificando en el campo magnético que emana del corazón. Esto causará un impacto en quienes nos rodean, y considerando que todos estamos fundamental y profundamente conectados unos con otros y con el planeta, quiere decir que todo esfuerzo que cada uno haga por cambiar realmente cuenta y tiene un impacto en el mundo que nos rodea.

 



Deja tus comentarios aquí: