Tu personalidad podría influir en tu productividad… y en tu salario

Es lógico pensar que los estudios, la experiencia y la capacitación de un profesional sean la clave para determinar su salario. Al menos ha sido así en las últimas décadas. Sin embargo, recientemente se ha puesto sobre la mesa la relación entre las emociones y la personalidad con la productividad a la hora de realizar determinadas tareas.

De acuerdo a algunos estudios y la visión de algunos expertos, las personas con estabilidad emocional y fortaleza mental podrían tener un mayor beneficio monetario, pero también de reconocimiento por parte de sus superiores, debido a sus habilidades para ejecutar sus funciones.

Uno de estos estudios experimentales dio a 350 participantes la tarea de añadir cadenas numéricas a un archivo con un límite de tiempo de 20 minutos. Aunque se eliminaron variables como la elección de la ocupación, la capacidad de negociar un aumento, cómo un supervisor evalúa el rendimiento, o incluso cómo se relaciona con sus compañeros de trabajo, los resultados comprobaron el nexo.

Si analizamos esta premisa, podemos notar que es válida en la medida en que una persona con personalidad fuerte, es más segura a la hora de tomar decisiones, puede resolver con destreza situaciones que se le presenten, además de tener objetivos claros sobre su carrera profesional.

Ahora, ¿cuáles características podrían ayudarte a mejorar tu productividad? Según coinciden quienes han realizado este tipo de experimentos, estas son:

  • Ser extrovertido: Personas extrovertidas tienen más posibilidades de sumar en su pago. ¿Por qué? Establecen metas altas para su desarrollo profesional, son más seguros, pueden establecer relaciones profesionales poderosas y sabrán aprovechar las oportunidad para decir lo qué sienten, quieren o piensan.
  • Ser optimista: Mantener la cabeza en alto, la persistencia, la resiliencia y la capacidad de afrontar dificultades en cualquier ámbito hacen sentir al empleador y gerente más seguros de hacer una contratación y recompensarla adecuadamente. Dice la psicóloga Susan Segerstrom que ha encontrado que 10 años después de graduarse, los estudiantes de derecho que eran optimistas ganaron un promedio de $ 32.667 más que sus pares que siempre veían el vaso medio lleno y no podían sacar lo positivo de cada situación.
  • Espíritu de equipo: Involucrarse desde el principio en las actividades del grupo se también podría asociarse con mejor salario. Un estudio de la Universidad de Arizona encontró que los estudiantes que se ofrecieron con regularidad a hacer una tarea, se apuntaron en las actividades deportivas y clubes de la empresa, tienen una tendencia a desarrollar una carrera más exitosa.

Por otro lado, recomiendan evitar un exceso de amabilidad, que pueda ser tomada por falsa o como un paso a los límites entre las relaciones laborales, así como el neurotismo.

 



Deja tus comentarios aquí: