Un bocado perfumado

Esto le da otra dimensión al término «comeflor». Un recuerdo del mercado Tsukiji en Tokio



Deja tus comentarios aquí: