Un hielo refrescante ¿es seguro?

Un hielo refrescante ¿es seguro?

En estos días de intenso calor, no queda duda que una bebida refrescante aplaca la sed y ayuda a bajar la temperatura corporal. Sin embargo, se han preguntado alguna vez ¿Qué tan seguro es consumir hielo sin conocer la fuente de agua que lo produjo?

Ya sea en cubos, bloques, granizado o cualquier otra forma que se pueda conseguir, el hielo es considerado por la FDA (agencia de control de drogas y alimentos) como un alimento, por lo tanto deben mantenerse las buenas prácticas para su fabricación.

La fuente de agua que da origen a este maravilloso invento de la modernidad, es el punto crítico durante su elaboración. Debe ser de origen conocido y debe cumplir con las normas de agua potable que rige en cada país. De igual forma, los equipos empleados en su fabricación deben mantenerse perfectamente limpios, libres de fuentes de contaminación microbiológica, química y física. Asimismo, el mecanismo de transporte y distribución debe ser cuidadosamente inspeccionado para prevenir transmisión de contaminantes y enfermedades.

En el hogar, utilice su fuente de agua potable en recipientes limpios. Manipule el hielo con pinzas limpias y evite hacerlo con las manos, si no tiene utensilios lave sus manos correctamente antes de entrar en contacto con el hielo. Evite utensilios de vidrio, ya que cualquier astilla puede pasar por un trozo de hielo y causar graves daños.

Cuando salga de paseo e irremediablemente tenga que comprar hielo en cualquier establecimiento, sugiero que los alimentos se almacenen sobre hielo suelto en la cava,  en recipientes herméticos, para evitar que el agua generada por el hielo entre en contacto con ellos. Para las bebidas, mantenga el hielo dentro de su empaque y en una cava aparte, es decir, sin contacto con  los alimentos. Es muy importante que cumpla esta regla, pues el hielo de las bebidas será consumido por usted, sus familiares y amigos, por lo que debemos tratar de mantenerlo lo más limpio posible.

Si se trata de agua mineral, evite colocarle hielo si desconoce la fuente, estaría contaminando el agua que beben sus familiares y amigo. Prefiera tomarla al natural o refrigérela con antelación para que pueda disfrutarla bien fría. Si duda de la fuente de agua con la que se hizo el hielo, opte por enfriar las latas o botellas y tome sus bebidas usando pitillos (pajillas), así prevenimos la transmisión de alguna enfermedad.

Recuerde que la idea es compartir diversión, no enfermedades ni contaminantes… ¡Hasta la próxima! 



Deja tus comentarios aquí: