Un libro, un mapa… infinitos tesoros

“Con un libro y un mapa se puede recorrer el mundo y encontrar
infinitos Tesoros”. Diana Amador.

Caminando por las calles de Madrid iba con mapa en mano como quien tiene un tesoro por descubrir, con distintos caminos, todos por recorrer, a penas mi viaje iniciaba. Tenía rutas caminando, rutas en metro y rutas en el Ave (tren), mis únicas compañías un excelente libro y un mapa… elementos importantes para mi vida, en este proceso de encontrarme conmigo.
El libro me servía para aprender, de hecho habían rutas neuronales que construir y mucho material creativo por plasmar, de esta manera alimentaba mi deseo de estar conmigo y ese fue mi primer reto… estar a solas conmigo, sin intermediarios, sin filtro, sin puentes, y con un elemento importante. ..un espejo… sabiendo que yo soy el todo y el todo soy yo y me reflejo en cualquier parte. En cada viaje descubro mi Santo Grial…YO. Maravillosa compañía, una mente con enfoque positivo, creativa, genial, brillante, una respiración centrada pausada que denota satisfacción por el logro concebido, gestado y realizado y un alma libre e infinita; hermosa experiencia, las anécdotas con mi mapa fueron muchas y cada una un aprendizaje importante.

El mapa me servía para encontrar tesoros, cada vez que veía mi mapa, mi mente registraba un procedimiento que fue constante y cuando hice consciencia de esa situación parecía que me habían quitado un velo de los ojos. Al leer el mapa primero me preguntaba: ¿Dónde estoy? Inmediatamente que me ubicaba surgía la siguiente pregunta: ¿Hacia dónde voy? Y posteriormente establecía las estrategias para llegar a mi objetivo. Dicho procedimiento se repetía una y otra vez y cuando llegaba al lugar de destino había un tesoro escondido para mi que se develaba cada vez que me hacía parte del lugar… y mis frases favoritas para describir tanta maravilla era… “En cada paso que doy, Madrid me descubre» y «… eso que busco, me encuentra”, una experiencia de conquista, pero no de conquista por haber llegado al lugar seleccionado, sino una conquista personal, un logro, una satisfacción impecable de vivir y disfrutar del camino desde que tomo la decisión de recorrerlo hasta llegar al final.

Esto me permitió reflexionar referente a las metas que me propongo lograr en la vida, definitivamente más que llegar al objetivo final debo saber donde estoy, generalmente tenemos metas por cumplir que se hacen difíciles por el simple hecho de estar desubicados en la vida, para ello debo centrarme, una vez consciente de mi lugar en la vida, mis limitaciones, mis talentos, mis recursos y mis potencialidades, es muy probable que defina con mayor nitidez mi meta. Una meta más satisfactoria, más exitosa, y un camino recorrido con más consciencia y más pasión, estableciendo las estrategias necesarias para llegar a mi destino.

Otro aprendizaje que valoro como un tesoro de esta experiencia es que el camino está lleno de sorpresas «Dios me sorprende con Amor» (Cuando mi experiencia supera mis expectativas). En el hotel me habían dado un mapa en donde se visualizaba el centro histórico de esa hermosa ciudad, y esta condición dejaba muchos destinos por fuera que eran desconocidos para mi. El objetivo principal era conocer la Estación de Atocha para poder viajar por tren a otras ciudades de España; pero quería conocer la Puerta de Toledo, ambas quedaban en polos opuestos pero… yo tenía todo el día y estaba dispuesta a caminar.

Para ese momento tenía muchas expectativas, mi recorrido a penas iniciaba y quería comerme el mundo. Uno de mis mayores deseos era asistir a un Cabaret Místico dirigido por Alejandro Jodorowsky, desde Venezuela ya venía con esa intención era uno de mis regalos de cumpleaños. Ese día 24 de Octubre de 2013 caminando por Madrid y definiendo en mi ruta de destino la Estación de Atocha me encontré por “causalidad” el Teatro Circo Price, y digo por causalidad porque en el mapa que me dieron en el hotel no estaba incluida la dirección del Teatro. Me emocioné, aún no tenía boletos para el evento pero ya sabía el lugar donde lo iban a presentar.

Llegué a la estación de Atocha, hermosa infraestructura, tiene un invernadero, muchas tortugas y es el lugar por excelencia de viajes por tren más importante de Madrid. Para el 29 de Octubre era la presentación de Jodorowsky y se acercaba el día y yo aun sin entradas. Y… llegó el día.

Era imposible acceder al teatro vía telefónica y que la operadora me diera al menos una mínima esperanza, su respuesta era siempre la misma… «localidades agotadas». Fue cuando me pregunté ¿Qué es lo máximo que puedo hacer para asistir al evento? (Haz lo máximo que puedas, uno de los acuerdosque corresponde al Libro: Los Cuatro Acuerdos, escrito por el  Dr. Miguel Ruíz), y una voz en mi interior me dijo: «Toma el tren ve a la Estación de Atocha, ya sabes donde queda el Teatro» inmediatamente inicie el recorrido, estaba en casa de mi amiga Bella, ella me llevó a la estación de Las Margaritas, compré boletos con destino a Atocha, me baje en la estación y caminé con la convicción al de que iba a entrar al Teatro. Cuando llegué habían personas con el mismo objetivo… comprar entradas y disfrutar de ese maravilloso Mago. Mi esperanza… alguien vendiendo entradas porque no podía quedarse a la función… la realidad, un sueño estaba por cumplirse. De repente la señorita de la taquilla hizo una señal a los que le habíamos preguntado y salimos literalmente corriendo hacia la taquilla a escuchar lo que nos tenía que decir y con su acento muy español nos dijo… «El teatro tiene una venta de localidades de última hora y me quedan cuatro entradas.» Mi emoción era muy grande, yo estaba de segunda en la fila de la taquilla, lo había logrado ya tenía la entrada para ese maravilloso evento. La mejor localidad, lo veía todo, había gente de muchas nacionalidades y el teatro se convirtió en un sólo escenario dónde la actriz principal era Yo. La audiencia haciendo juego de roles éramos los actores y Jodorowsky el gran Director.

entrada
Conseguir la dirección del Teatro Circo Price por casualidad, «causalidad» como dice mi mamá o por sincronicidad como dice Deepak Chopra era la señal del universo para que yo logrará mi objetivo. Tenía un deseo, estaba en el lugar y momento indicado a lo que llamo UBICACIÓN, tenía una OBJETIIVO (el destino final) conocer a Jodorowsky y de esta manera me trace las ESTRATEGIAS adecuadas para llegar a la meta, DISFRUTANDO del camino.
Gracias padre por colocar en mis manos un libro, un mapa y muchos aprendizajes valorados como tesoros y permitirme disfrutar de la más hermosa vida diseñada a mi gusto.

No se viaja para escapar de la vida, se viaja para que la vida no se escape.

Un libro, un mapa…infinitos tesoros.

 



Deja tus comentarios aquí: