Una clave para el éxito

En este paradójico camino hacia la realización es fundamental la perseverancia como también una manera orientada hacia lo que se quiere, en este caso el éxito.

Frases como Tuve mala suerte o Un revés del destino deben ser desterradas de nuestro vocabulario a partir de ahora. Sólo cuando seamos capaces de entender que son las concepciones e interpretaciones erróneas lo que determina el éxito o eso que llamamos fracaso, comenzaremos a entender que la clave para resolverlos está en nosotros mismos.

No perdamos tiempo esperando una buena ocasión o la ayuda de otros. Acciones como estas solo sirven para eludir nuestras responsabilidades, siempre tenemos oportunidades a la mano.

Todos los días de nuestras vidas estamos decidiendo sobre nuestro destino solo que de forma inconsciente, actuamos sin pensar, y pensamos sin actuar y por ende dejamos que nuestros sentimientos, pensamientos y emociones determinen nuestro destino. Es por eso que tenemos que aprender a controlarlos para poder dirigir nuestra vida de forma consciente.

Actuamos según modelos aprendidos, y estamos contaminados con prejuicios, también permitimos que malos hábitos marquen el paso de nuestros días. Sin embargo, dado que comportamiento, el criterio, y el grado de conocimiento vienen determinados por uno mismo, primero que todo tenemos que aprender a vivir, pensar y sentir de forma más consciente. Una persona que decide conscientemente sobre cada segundo de su vida es una persona completamente libre y poderosa.

clave-exitoEsto quiere decir que debemos aprender a detectar y eliminar la rabia, el odio, la envidia, la culpa, los resentimientos y toda emoción negativa y destructiva a la que estamos expuestos. Son estos sentimientos negativos los que nos separan del éxito. Sólo cuando comencemos a ver nuestra vida como una gran misión y entendamos que lejos de reaccionar debemos accionar ante los eventos difíciles de la vida con optimismo y audacia habremos dado grandes pasos hacia nuestra libertad espiritual y mental.

Una condición esencial para el éxito es valorarse, todos los seres humanos estamos destinados a ser felices, acá no hay afortunados o desgraciados, las posibilidades existen para todos por igual y en todo momento.

Nuestra misión es experimentar, desarrollar, potenciar y aprovechar nuestras facultades, todos poseemos facultades, el aprovechamiento de estos poderes dependerá de nuestra disposición a concientizar e interiorizar mayor información en nuestras vidas.

Vivir significa aprender, comprender y adoptar esta máxima, sólo así estaremos a la altura de nuestra misión.

La creación no ha finalizado, esta se da a diario con nuestras ideas y pensamientos, estos generan realidades nuevas. Estamos llamados a participar en la creación, con nuestros pensamientos, que son energía creativa en movimiento que luego terminarán en un estado o evento en nuestras vidas.

 



Deja tus comentarios aquí: