Una experiencia sin igual

Una sola vez he volado en globo. Fue una experiencia que no olvidaré: el silencio, la sensación de flotar, la tierra allá abajo que se alejaba lentamente. Volar es algo que me ha fascinado desde siempre y lo he practicado de diversas formas. Parapente, paracaídas, ultraliviano, y claro, en jet comercial. Pero nada como un globo. En el fondo, creo, porque es un metáfora maravillosa.

Un globo elevándose simboliza los sueños ganando altura. Con cierto romanticismo y una buena dosis de pericia, el piloto de un globo se entrega al cielo y sus corrientes de aire para dejarse llevar. Pero no entrega todo al azar, y esto es lo más hermoso. Al volar en globo estamos en sintonía total con el entorno, tomando una dosis de riesgo, pero siempre echando mano de los conocimientos, la sensibilidad y la experiencia.

Tenía años que no veía un globo alzando vuelo. Afortunadamente los amigos de Banco Exterior me invitaron a la celebración de sus 55 años y el motivo central fue un hermoso globo blanco que representa muy bien lo que esta institución ha logrado en el tiempo: acompañar a las personas a alcanzar sus sueños, disfrutar al máximo la aventura de crecer y hacer de la vida una experiencia sin igual.

Mundo sin igual

Aquella fue una tarde inolvidable. El Ávila verdísimo resguardando mi amada Caracas, la gente del Exterior con su optimismo contagioso, mi querida Ariana Arteaga contándonos de sus maravillosos viajes, Carlos Román Chalbaud comentando lo último en economía, y a cargo del globo una de esas personas que nació para volar. Conozco a Jimmy Marull desde mis años como parapentista y al verlo en la cesta, manejando con precisión el soplete que calentaba el aire, el símbolo del globo adquirió un sentido completo. Jimmy estaba allí para demostrarnos que un trabajo en equipo (todos echamos mano a la hora de inflar la tela) es exitoso en la medida que viene impulsado por las ganas de innovar.

Y eso es lo que más me ha gustado de la alianza entre Inspirulina y Banco Exterior. Porque existen muchas coincidencias en la forma de entender la creatividad, el bienestar y la inspiración. Es por ello que a partir de ahora comenzaremos a impulsar, (o debería decir elevar) una vía de comunicación y conexión para invitar a vivir en un mundo sin igual.

¿Y cómo será eso?

Como se eleva un globo. Con una dosis de sueño, otra de experiencia y mucha pasión por lo que hacemos. Al final nos interesa algo en común: elevar la calidad de vida de todos.

 

 

 

 

 



Deja tus comentarios aquí: