Unos tienen mucho… a otros les basta con un poco

Es inevitable, el ser humano siempre se pregunta si hay algo más.

Este cuestionamiento nos arroja fácilmente al fango de un inconformismo asfixiante que arde desde la inmovilidad e incapacidad de actuar que nos brinda el desconocimiento del estado real del ser: que aceptas con resignación una situación aún soportable ya que por lo visto, seamos francos, no estás suficientemente [email protected] de estar [email protected] Punto.

“… un amigo fue a visitar un cliente. Nada más entrar por la puerta de la empresa se topó con un perro que estaba tumbado en el suelo. No paraba de hacer extraños gemidos. Parecía que estaba enfermo, como si estuviera protestando por algo, y se revolvía y aullaba. Pero no se movía.

Al encontrarse con el cliente, mi amigo le preguntó qué le pasaba al perro. Este le respondió que nada, que simplemente se había tumbado encima de un clavo. “¿Entonces, por qué no se mueve?”, se extrañó mi amigo. “Porque parece que todavía no le duele bastante”, fue la respuesta”. Así nos lo hace ver Javier Iriondo en su libro “Donde tus sueños te lleven”.

¿Estás ahora mismo [email protected] en un clavo?

Urge una sacudida. El espíritu se hará cargo de materializarla de mil formas, matices e intensidades hasta que despiertes y te des cuenta. A menos que decidas espabilar antes del golpe, que nunca viene sin previo aviso u alarma de advertencia.

DeterminacionParece que tiene que ocurrir algún hecho triste, acontecer una tragedia para caer en desgracia y verte en caída libre tocar fondo a través de un interminable túnel que carece de fin por el cual, [email protected] al fin del ego, estación tras estación, te das cuenta de cuan permisivo has sido (leer: Wendy busca a Peter Pan) y descubres lo que verdaderamente importa en la vida, haciéndote consciente del orden y valía de tus prioridades (leer: El Monstruo debajo de la cama); pilares de la auto estima y plataforma fundamental para la toma de decisiones.

Pero tomar decisiones no es el caso, si te pones a ver, vivimos el día tomando decisiones. Muchos comienzan todo tipo de propósitos sin jamás llegar a su término, ni qué decir de la cantidad de buenas intenciones confundidas con decisión que ni tan siquiera comienzan.

El impulso de la DETERMINACIÓN: el verdadero motor para luchar, hacer y lograr.

Punto pilar de reflexión para activar con éxito tu encuentro con el momento creativo de tu auto invención y proyección.

¿Aún estas cómodo en la incomodidad? ¡Genial! Asúmelo y deja de quejarte, de preguntarte por qué no ocurre nada y de anhelar algo mejor…

…nunca será suficiente recordarte que “En La espiral del Yo” “todo” se encuentra en un ir y venir constante de creatividad en manifiesto… así que “ve”: ¿en qué está puesta tu determinación?

…si la vida tan solo consistiera en abrir el grifo del agua fría y abrir el grifo del agua caliente hasta obtener el agua tibia…



Deja tus comentarios aquí: