Usos y beneficios del aceite acalórico

Mucho se habla de las contraindicaciones de este aceite, sin embargo, y a pesar de que ya es muy bien conocido desde hace unos años, poco se destacan sus beneficios para nuestra salud y bienestar.

Para llevar una dieta saludable que nos ayude a lograr y mantenernos en nuestro peso ideales este producto de origen mineral elaborado con aceite de parafina y de oliva ha resultado muy usado como complemento en regímenes para perder peso y adelgazamiento; en el mercado se pueden conseguir varias marcas como el aceite acalórico Ordesa.

Sus propiedades naturales y vitamínicas y sus pocas calorías lo hacen especial para ser incluido en las dietas para adelgazar, por ejemplo, una cucharada de este aceite contiene tan solo 13.5 calorías, mientras que el aceite de oliva tiene 135 calorías, es decir, diez veces más calorías.

Este aceite puede ser usado para aliñar todo tipo de ensaladas, así como para condimentar carnes y verduras ya cocidas. Algo importante de destacar es que debe ingerirse frío y en estado natural, mas no caliente o usarlo para cocinar, Por su origen mineral (parafina), el aceite acalórico no debe calentarse, ya que con el cambio de temperatura sufre una transformación y puede resultar tóxico para el consumo humano.

Este aceite tuvo su inicio como laxante, atributo que aún sigue teniendo. Lo que nos lleva a la advertencia de no tomar más de una cucharada por preparación. Sin embargo, si su uso es moderado y cuidadoso, el aceite acalórico podría incluirse en una dieta sana, obteniendo beneficios como:

  1. Llevar una dieta saludable que nos ayude a lograr y mantenernos en nuestro peso ideal.
  2. Iniciar cambios de hábitos alimenticios saludables, ya que sirve para aderezar ensaladas, saborizar pescados y carnes y hacer vinagretas.
  3. Aporta vitaminas y minerales

Si no conoces todavía este aceite y te interesa realizar cambios saludables en tu alimentación, lo puedes conseguir como aceite acalórico Ordesa. De esta manera podrás comenzar a hacer esos pequeños cambios en tu vida cotidiana. Con conciencia, además como sugerencia, puedes también reducir el consumo de esos alimentos que sabes muy bien que no deberías comer tan seguido. Incluir más frutas y vegetales, hacer algún tipo de ejercicios o caminatas, nutre también tus pensamientos en positivo y comienza a disfrutar de una vida más plena.

Este post forma parte de los contenidos patrocinados de Inspirulina.



Deja tus comentarios aquí: