Vamos de paseo si, si, si…

El embarazo dura entre nueve y diez meses, por esto es muy probable que se atraviese una festividad, período de vacaciones o un puente, así que si todo va bien en tu proceso de gestación y deseas aprovechar estos días y emprender un viaje, no debe haber mayores inconvenientes, sólo algunos detalles a tener en cuenta.

Lo primero es tener al día todo lo referente al seguro médico, habla con tu doctor y pídele un informe actualizado de tu estado, todo esto para estar lista si surge algún imprevisto. Luego escoge bien la ropa para el trayecto, nada que apriete o ajuste la barriga, prendas de telas naturales que permitan la transpiración y zapatos cómodos.

En el bolso de mano ten siempre agua y algo para comer, también una agenda con los teléfonos de emergencia más importantes.

Si vas a hacer un recorrido largo por tierra o por aire, debes pararte y caminar al menos una vez cada hora, esto para evitar problemas de circulación y estirar las piernas y la espalda.

En caso de viajar en el auto utiliza siempre el cinturón de seguridad, esto no afectará a tu bebé, y si va otra persona al volante, mejor.

En la mayoría de las líneas aéreas no permiten mujeres que viajen luego de su semana 36 de embarazo, por esto es recomendable llevar una autorización médica que descarte cualquier riesgo. Recuerdo que me tocó viajar en avión en un recorrido corto como de 25 semanas de gestación y me hicieron firmar un documento que eximía a la aerolínea de cualquier cosa que pudiera suceder, y aunque los riesgos por la presión son mínimos, las líneas aéreas conocen las estadísticas que revelan que al 10% de las mujeres en estado se les adelanta el parto.

Si vas a salir fuera del país debes aumentar las precauciones, asegúrate de que hay un buen servicio médico cerca del lugar al que planeas llegar, y oriéntate con tu médico en caso de que te exijan una vacuna o un tratamiento especial.

El momento más recomendable para emprender viajes largos es el segundo trimestre del embarazo, los viajes cortos y cerca de casa son mucho más sencillos de manejar, en mi experiencia los viajes en barco o cruceros pueden aumentar tus náuseas y mareos, así que no los recomiendo.



Deja tus comentarios aquí: