¿Vegetariana? ¡Ni loca!

Muchos de nosotros, en algún momento de la vida, hemos pensado en la posibilidad de convertirnos en vegetarianos, pero pronto abandonamos la idea por temor. Sí, por temor a enfermar, a no encontrar opciones ni nutrientes necesarios para alimentarnos, por creer que no tenemos voluntad suficiente para vivir sin carne o, simplemente, por miedo al cambio. Después de todo, temerle a lo desconocido es natural.

Tomar la decisión de dejar de consumir carne no es fácil. Algunos deciden realizar una transición paulatina; otros, eligen dar un gran salto hacia un nuevo estilo de vida. Lo importante es que dejes los temores a un lado y lo intentes. Si aún tienes el dilema sobre ser o no vegetariano o ya tomaste la decisión y no sabes por dónde comenzar, estos consejos podrían ayudarte en tu transición.

  1. Lee sobre nutrición. En internet hay un sinfín de páginas donde podrás encontrar información sobre los distintos tipos de vegetarianismo, recetas y alimentos libres de carne que son ricos en proteína. Te sorprenderás al ver la gran cantidad de recetas que puedes preparar. También es recomendable que recurras a un nutricionista para que te ayude a llevar una dieta adecuada.
  2. Ten paciencia. “Entonces, eres vegetariano. ¿Tampoco comes jamón?”, “La carne es muy sabrosa, ¡yo no podría ser vegetariano ni loco!”, “Si no comes carne, ¿entonces cómo te alimentas?”, “Un amigo de la hermana del papá de mi cuñado dejó de comer carne y se enfermó”. Oirás comentarios como esos una y otra vez, pero no pierdas la paciencia. Hay muchos mitos en torno al vegetarianismo, por eso es comprensible que te hagan muchas preguntas. Respira y contesta con cortesía.
  3. Llévalo con calma. Si no quieres dejar la carne repentinamente, puedes empezar a reducir su consumo poco a poco. ¿Qué tal si pruebas con el “lunes sin carne”? También puedes convertirte en flexitariano por un tiempo. Las personas que se identifican como flexitarianas, sólo consumen carne ocasionalmente.
  4. Recuerda que no naciste siendo vegetariano. Un error común de los vegetarianos novatos es la tendencia a despreciar a los omnívoros. El vegetarianismo es una decisión personal y, si queremos respeto, debemos empezar por respetar a los demás. Si deseas difundir la importancia de tener hábitos alimenticios sanos o respetar la vida animal, ¡hazlo!, pero con argumentos y sin insultos. No olvides tus orígenes e intenta ponerte en los zapatos de los demás.

Tomar la decisión de ser vegetariano generará grandes cambios en tu vida y te dará la satisfacción de saber que estás cuidando de tu salud, del planeta y la vida animal. Sólo podrás experimentar esa sensación de estar en paz contigo y con tu entorno si te atreves a dar el primer paso hacia un nuevo estilo de vida. Y tú, ¿cuándo empiezas?

 



Deja tus comentarios aquí: