Venezuela: cómo recuperarse de un wipe out

(Un wipeout, pronunciado en la jerga surfista GUAIPÁO, es la caída aparatosa de una ola en su zona más crítica).

Desde que existe mitología, los encuentros alrededor del fuego en compañía de un viejo sabio relatando historias nos han ayudado a encontrar la respuesta que todos ponderamos con frecuencia ¿Quién soy? ¿Qué sentido tiene todo esto? ¿Cuál es mi verdadero rol?

El héroe que entra al bosque oscuro para enfrentar demonios y monstruos para así fortalecer su espíritu, vencer la batalla y desafiar sus miedos es un tema común en las mitologías heroicas, desde Perseo hasta Batman, el héroe establece una relación con el camino que lleva de la esclavitud a la libertad.

En estos momentos en Venezuela estamos experimentando en vivo uno de los momentos críticos de la transformación del héroe, a nivel colectivo. ¡Un wipeout! Es el momento donde se nos da la oportunidad de decidir enfrentar a nuestro enemigo interno, de una vez por todas. La montaña rusa emocional que experimentamos tiene una razón de ser. La vida nos está llevando a comprender que depender de un factor externo para lograr certeza es ser vulnerables a las condiciones, cuando en realidad, siempre hemos podido conectar con ese espacio de ser donde vive la creatividad, la capacidad de actuar y la compasión. Somos las mismas personas que marchamos el domingo antepasado. ¿Que cambió? ¿A dónde se fue la alegría?

Preguntarse «¿por qué paso todo esto? ¿por qué nos pasa esto?» sólo nos lleva a respuestas destructivas, ya que siempre estarán relacionadas con las zonas más oscuras del ser. «Eso nos pasa por flojos, o por ignorantes, por arrogantes o por sumisos»- el efecto final es seguir torturándonos, el villano gana.

Es posible que, como en toda situación donde no se cumplen tus expectativas, la situación te lleve a un loco 8, un vaivén de emociones que van de depresión, a rabia, a reflexión, a actuar para olvidar y luego volver a la depresión. Es un ciclo invasivo, donde se siente que no se tiene forma de salir. A lo que enfocas amplificas, ESO se vuelve tu objetivo y ESO es lo que desea tu enemigo interno, conectarse con esa emoción que no es más que repetir y renovar ese villano que desea mantenerte inmovilizado. ¿Cómo vamos?

En el ciclo del héroe, una salida es comprender que a veces hay que morir antes de morir; aceptar que lo que viene es una renovación total de cómo relacionarnos con el mundo que nos ha tocado vivir. La sombra te esclaviza. Tu luz y brillo convertido en coraje es lo que te libera. Es hora de desatar el héroe que llevas dentro y eso depende de ti en un 100%.

wipe-outEs natural sentir tristeza cuando no se cumple una expectativa en la cual invertiste todas tus esperanzas. Esa esperanza dependía de la ilusión de un futuro que no existe ni existió, solo existe el momento YA. Pero si ése es la causa del maltripeo, vívelo, experiméntalo. Reflexiona un poco más allá para asociar la emoción con la emoción. ¿En qué otro momento has sentido lo que sientes? Se brutalmente honesto y verás que es una emoción conocida, reciclada. Quizá se presentó cuando tu ser amado te dejó, cuando te botaron del trabajo o cuando el negocio que querías no se dio. No es la situación, es la EMOCIÓN lo que nos invade. Conócete y las puertas del universo se abrirán ante ti.

Fortalece tu fisiología. La forma más poderosa de cambiar un estado emocional limitante, es mediante un cambio de fisiología, bioquímica. Lo puedes hacer de forma destructiva, con alcohol. O lo puedes hacer de forma constructiva, mediante el ejercicio. Sal a trotar, sal a caminar, permite que los elementos te oxigenen y después podrás pensar con más claridad. Pregúntate ¿de qué forma puedo seguir contribuyendo para mi bienestar la de mi familia y la de mi ambiente? ¿Qué más podría hacer para recuperar centro? ¿Cómo puedo ser mejor? Actúa en base a las respuestas.

Desde este rincón del mundo, en mi madriguera de creatividad, aprendizaje, coaching e historias, quiero que nos acordemos de algo, muchas veces cuando vemos una película, lloramos en momentos críticos. Ese llanto conectado con el héroe no es más que tu propio ser, llorando al ver lo que eres capaz de lograr y que no has realizado todavía. Acepta el llamado, se bueno por convicción y ahora que el camino se abrió, haz lo que tengas que hacer para demostrarte a ti mismo lo que eres capaz de lograr. Tú tienes tu propia historia que construir, tu propio camino que recorrer. ¿Qué vas a hacer al respecto?

¡Aloha!



Deja tus comentarios aquí: