Venezuela y sus consecuencias psicológicas

Algunas personas aún no se dan cuenta de la magnitud de la crisis social que afecta nuestra nación venezolana, la cual ha empujado a nuestros individuos a crisis de personalidad y alteraciones psicológicas producto de las situaciones diarias vividas.

Además del estrés, la alteración de las emociones y neurosis que produce la vida diaria en un país con una realidad compleja, se suma el hecho de no conseguir antidepresivos, antipsicóticos, anticonvulsionantes, benzodiacepinas, neurolépticos, mucho menos insumos para una terapia o una farmacoterapia.

Conversé con una docente, quien me abrió su corazón y me contó su triste realidad. Trabaja en una institución educativa, estudió y se certificó como licenciada en educación para obtener mayores ingresos por lo que le gusta hacer: enseñar.

Un día cobró su quincena, se fue a comprar alimentos al salir de clases, pidió un pollo, algunas verduras, algunos granos y al pagar su quincena no le alcanzó para más nada, ese día se dijo a si misma que tenía que buscar otra manera de generar recursos.

Para [email protected] [email protected] que tienen solo una fuente de ingreso, cada día la realidad de país esta alterando sus emociones y haciendo estragos en su personalidad.

Se levantaba a las 4:00 a.m. cada día, preparaba su desayuno y almuerzo, entraba a clases a las 7:30 a.m. y salía hasta las 4:00 p.m., ya a esa hora cansada, regresaba a casa y a las 7:00 p.m. se daba un baño, arreglaba su casa y ya nuevamente debía dormir para el otro día. Era imposible conseguir otro trabajo con esa rutina.

Cada vez que tenía que comprar alimentos sentía que sus emociones no eran reguladas, sentía tristeza al no poder comprar, alegría al ver alimentos en oferta o milagrosamente conseguir un producto regulado, lo que le producía inestabilidad, problemas de autoestima, ¿Para que estudie tanto?, era una de sus preguntas diarias.

Se sentía abandonada, sola, sin nadie que le ayudará a seguir luchando, no se había podido casar, no tenía una pareja estable, lo que aumentaba su sensación de frustración, hasta que un día no soportó más tanta lucha diaria e intentó suicidarse.

Este fue el detonante para pensar en su vida.

¿Me quedo en Venezuela y sigo destruyendo mi vida o me voy y trato de sobrevivir?, fue la pregunta que hizo al salir del hospital donde fue atendida, porque su póliza de seguro no fue aceptada en la clínica que la trasladaron.

Desde niña se había sentido rechazada, olvidada y cada vez que se sentía así, una rabia inundaba su vida y comenzaba a tratar a sus amigos, familia y hombres mal, tal vez por esta razón no se le acercaba nadie, esa soledad le llevaba a golpearse por sentirse culpable, y luego al otro día se levantaba de nuevo para seguir fingiendo con su vida.

Un día pudo solicitar ayuda a través del sistema de salud público que ayuda a los docentes, ese día no fue a trabajar ningún psicólogo y mucho menos el psiquiatra de turno, por lo cual fue remitida a un médico general Integral, el cual atendía los problemas de familia y personalidad, cuando el psiquiatra y el psicólogo no iban a trabajar, lo cual pasaba regularmente.

Hasta este momento, ya estaba deprimido de escuchar su historia, en mi interior estaba a punto de decirle; ¡Vete de Venezuela! era la sensación más próxima para sentir paz en mi interior y sobre todo ver a esta joven en paz por una vez en su vida de docente.

Ella fue remitida al psiquiatra, el cual faltó a su consulta durante tres oportunidades que ella fue a verle. Cansada decidió medicarse ella misma; buscaría la mejor solución para salir de sus problemas, identificó tres graves problemas en su vida; 1. Autoestima, 2. Compañía y 3. Finanzas.

Se comenzó a arreglar mucho más, para mejorar su autoestima, por lo que comenzaron a llegar pretendientes, algunos de ellos padres de sus alumnos, pensó que sería una buena solución de compañía ya que no exigía compromiso. Poco a poco se dio cuenta que su compañía le ayudaba con sus finanzas y se preocupaba por ella, así que busco más compañía; llegó a tener una compañía cada día de la semana.

El lunes la buscaba Carlos en su casa y la llevaba la escuela, luego la volvía a buscar en la tarde y se quedaban juntos en su casa, el martes José hacia lo mismo, el miércoles Antonio tomaba su lugar, y así mismo era el jueves y viernes con dos padres de su escuela.

Su autoestima cambió por completo, era otra mujer, decidida, arriesgada, dominante y sensual, atrás había quedado la mujer llena de miedos e inseguridades, además ya no se sentía sola, tenía compañía cada día de la semana, y esta misma compañía había solucionado todos sus problemas financieros, ahora tenía nuevos vestidos, nuevos perfumes, joyas, entre otros regalos que recibía regularmente, sentía cariño y compañía.

Un día me dijo una frase que jamás olvidare: “La situación del país me obligó a ser una equilibrista de mi vida, cada día sentía que caminaba en la cuerda floja, que estaba a punto de caerme y debía mantenerme a flote, estando al borde del abismo, en mi borderline, entendí que mi personalidad era la única que podría ayudarme a salir adelante y decidí usarla para sobrevivir”.

La historia de esta docente nos muestra un poco sobre algunos problemas psicológicos que surgen en nuestra nación producto de las situaciones vividas, si bien es cierto que no todo parte de allí, hay otros factores que influyen, algunas crisis de personalidad que han surgido hoy en día en nuestra nación, son producto de la realidad de nuestra crisis.

El Borderline es conocido como el trastorno límite de la personalidad (abreviado como TLP) o trastorno borderline, es una enfermedad caracterizada por la dificultad en la regulación de las emociones, estos cambios acusados en el estado de ánimo, impulsividad e inestabilidad, problemas de autoimagen, y relaciones interpersonales inestables.

En algunos casos se dan intentos frenéticos para evitar situaciones de abandono real o imaginario. Vivir con TLP puede manifestarse en un comportamiento destructivo, como las autolesiones o intentos de suicidio.

Algunos estudios estiman que el 1,6% de la población adulta tiene TLP, pero puede llegar al 5,9%. Alrededor de un 75% de las personas diagnosticadas con TLP son mujeres, pero investigaciones recientes sugieren que el porcentaje de hombres afectados puede igualar al de las mujeres. En el pasado, los hombres con TLP eran a menudo mal diagnosticados con trastorno de estrés postraumático o depresión.

Algunos síntomas del TLP pueden ser; Esfuerzos frenéticos para evitar ser abandonados por amigos y familiares, además de mantener relaciones interpersonales inestables que alternan entre la idealización y la devaluación; así como una autoimagen distorsionada e inestable que afecta al estado de ánimo, valores, opiniones, metas y relaciones.

También surgen conductas impulsivas que pueden tener resultados peligrosos, tales como gasto excesivo, sexo no seguro, abuso de sustancias o conducción temeraria, así como períodos de intenso estado de ánimo depresivo, irritabilidad o ansiedad que duran unas pocas horas o unos pocos días, además de sentimientos crónicos de aburrimiento o vacío.

Las causas de este trastorno no se conocen completamente, pero los científicos coinciden en que es el resultado de una combinación de factores como la genética, los factores ambientales y la función del cerebro, entre otros, generalmente es caracterizada por la agitación emocional, sienten las emociones intensamente y durante largos períodos de tiempo, y es más difícil para ellos volver a una base estable después de un episodio emocionalmente intenso.

Nuestra docente comentada experimentó acontecimientos traumáticos en su vida, en su niñez fue víctima de abuso sexual, además en su examen neurológico surgieron algunos aspectos a considerar, sin embargo al no existir una prueba médica para diagnosticar el TLP, se llegó a la conclusión luego de entrevistas previas, evaluaciones médicas que llevaron a determinar que cumple con al menos 5 de los 9 síntomas.

 Luego de un plan de tratamiento que incluía psicoterapia y apoyo familiar, además de terapia cognitiva conductual, que le ayudó a cambiar el pensamiento negativo y el comportamiento asociado al TLP, reconociendo pensamientos negativos y dándole estrategias de afrontamiento, se logró un avance progresivo en su vida.

[email protected] [email protected] tuyos probablemente pasen por una situación similar, su vida marcha hacia un precipicio y tú estás al tanto de eso, es probable que tu propia vida esté pasando por un momento similar, hoy queremos animarte a crecer que un cambio trascendental puede surgir en tu vida, ese dolor que estás sintiendo o que tu [email protected] siente, puede ser transformado.

No desperdicie su dolor, todos atravesamos momentos difíciles, desilusiones, perdidas y reveses, el dolor es parte de la vida, es fácil desilusionarse o marcarse, ¿por qué me sucede esto a mí?, se preguntan algunos, sin embargo es necesario entender que ese dolor que no tiene sentido, cuando todo se junte y se aclare ese dolor tendrá sentido.

No sufra su dolor [email protected], crezca sobre él, ese dolor no está allí para detenerte, esta para desarrollarte y ayudarte a crecer, lo que atraviesas en la vida puede ayudar a otros a crecer. En nuestra organización www.doctorfamilia.com.ve , anhelamos ayudarte a crecer y sanar tu vida, Tú puedes ser [email protected]

Escríbeme, anhelo ayudarte; [email protected], visita nuestra página; www.doctorfamilia.com.ve

Tu amigo,

@norveyrodriguez



Deja tus comentarios aquí: