Ventajas de dormir más los fines de semana

Ventajas de dormir más los fines de semana

Llega un momento en el que, aunque no nos demos cuenta, nuestro cuerpo nos envía señales de cansancio y agotamiento físico, pero en ocasiones también mental o emocional. Esos días estamos más cansados, tenemos menos energía o quizás nos quedemos dormidos en un sofá o en un horario más temprano que de costumbre.

Hoy día la vida agitada que llevamos nos obliga a dormirnos más tarde, levantarnos más temprano o dormir mal en algunos casos. Pocas personas mantienen el hábito de dormir ocho horas cada noche. La American Academy of Sleep Medicine indicó en un estudio realizado en el 2014 que el no dormir entre seis y ocho horas al día podría causar insomnio, dificultades de memoria o tener estado de ánimo bajo. Lo que tendemos a hacer muchas personas, tanto jóvenes como adultos, es dormir hasta un poco más tarde los fines de semana, es decir, algunas horas adicionales. Y si bien ya sabemos que el sueño perdido no se recupera, lo hacemos para sentirnos mejor y eso, en ciertas oportunidades, nos da el apodo de flojos. Y no es que seamos flojos, sino que más bien ya anticipábamos lo que algunos estudios —publicados recientemente—indican, que después de todo, no es tan malo dormir más los fines de semana.

Un estudio realizado este año por la Universidad Nacional de Seúl indicó que si bien la falta de sueño continuo es un factor de riesgo para la obesidad, la hipertensión y las enfermedades coronarias, también señala que parte de estos efectos pueden ser compensados al dormir más horas de lo acostumbrado los fines de semana. Si lo hacemos, de alguna manera nos sentimos más descansados y más relajados, lo que nos ayuda a estar más tranquilos esos dos días. Inclusive, dormir más tarde los fines de semana puede ser mejor que dormir una siesta en algunos días, ya que el sueño puede ser más profundo, como dijo el Dr. Chang-Ho Yun, autor de dicho estudio. El estudio añade que hacerlo también puede tener efectos positivos en nuestra salud.

En otro estudio realizado por Akerstedt y otros investigadores, en el cual 38.015 participantes en Suecia fueron seguidos durante 13 años y cuyos resultados fueron publicados en el Journal of Sleep Research el 22 de mayo de 2018, se indica que, al parecer, el sueño del fin de semana puede ayudar a mejorar el impacto de la falta de sueño durante la semana. Los autores citan evidencia de que el sueño que se logra compensar durante el fin de semana puede ayudar a prevenir la obesidad en los niños y la hipertensión en adultos, enfermedades estas que se han asociado con un tiempo de sueño sistemáticamente corto. Si bien con este solo estudio no se puede aclarar la relación entre el sueño corto y el sueño más largo durante los fines de semana, es interesante ver que ya se indica que puede ser posible que un sueño más prolongado durante el fin de semana pueda compensar y mitigar el impacto del sueño breve durante la semana laboral y reducir el riesgo de algunas enfermedades.

Sabemos que los hábitos saludables y positivos son los que nos permitirán tener una vida más sana en el largo plazo. Quizás la vida agitada de esta década nos permite practicar algunos de ellos, pero podemos hacer algo para cambiarlo. Cuantos más comportamientos y hábitos buenos podamos tener todos los días (y mantenerlos por el resto de nuestras vidas), mejor será para prevenir enfermedades y mejorar nuestra salud. El sueño debe ser una de estas prioridades y todos sabemos el número mágico de ocho horas de sueño al día.



Deja tus comentarios aquí: