Ventajas de la educación en línea

Ventajas de la educación en línea

Nadie discute la importancia de la educación formal y presencial. Pero en los últimos diez años se ha manifestado globalmente una nueva forma de aprender con la educación en línea. La primera gran ventaja que debemos destacar de esta fórmula de aprendizaje es la velocidad con la que se desarrolla este proceso.

En una reciente investigación realizada por la empresa InReach e Investigación Edge, se pueden apreciar unos datos muy interesantes.

El primer dato que salta a la vista es que en Estados Unidos el 83 % de las personas interesadas en educarse continuamente tomaron un curso en línea. Este dato revela que las personas están estimando esta modalidad de formación y todos sus beneficios para capacitarse en áreas determinadas.

El 68 % de esas audiencias es mayor de 40 años. Lo más relevante de este asunto es que hay un cambio de paradigma muy importante. El sector que podía pensarse que puede ser el más renuente a la educación en línea ya, en su gran mayoría, utiliza esta opción para formarse.

La movilidad de la información determina a las personas. El tema central es que al alcance de un clic podemos tener prácticamente un curso, sencillo o avanzado, master, diplomados. Gratuitos o de pago, de cualquier disciplina que podamos imaginar.

El conocimiento ha bajado del pedestal académico a uno más dinámico, actualizado y práctico. Las grandes instituciones que por siglos fueron la punta de lanza del conocimiento hoy en día siguen intentando adaptarse a nuevas tecnologías y a nuevas formas de enseñar.

El 66 % de los encuestados dijo que lo más importante de un curso en línea es el contenido de valor. Ese elemento incluso por encima de los elementos logísticos como: calidad del audio y el video, formato de las presentaciones o precios. Finalmente solo el 33 % dice que la educación presencial funciona mejor que la virtual.

Sin contar con los grandes beneficios que representa para todas las partes no tener que desplazarse grandes distancias para ir a un lugar, sumar a eso el tiempo para ir y regresar. El tiempo es un recurso no renovable, más importante inclusive que el dinero.

En mi caso particular, me ha tocado estar en las dos modalidades de la educación. Desde la más formal y presencial hasta la virtual. Ambas opciones tiene sus pros y contras. En ambas he sido alumno y también profesor. Con educación en línea he seguido ampliando conocimientos en el ámbito digital con varios cursos y un máster.

Es muy fácil enamorarse de la potencia que tiene la educación virtual. Poder dar un curso sobre gestión de redes sociales para marcas personales, a tres personas en Australia, es una de las mejores experiencias que me han tocado vivir.

Así pues, les invito a incursionar en la educación virtual en línea desde Internet. Son muchas las opciones, desde cursos de habilidades que se encuentran en YouTube. Prácticamente cualquier cosa que se quiera aprender a hacer está disponible. Son muchas las plataformas para aprender lo que te apasione.

Existe una oferta muy grande de cursos gratuitos, algunos con contenidos buenos. Se puede comenzar por ahí. Ahora si lo que necesitas es una especialización en un área determinada busca un profesor independiente. Nada mejor que un curso en línea uno a uno, en el que puedes lograr un gran nivel de conocimiento práctico con una excelente relación calidad precio.

Fuente de los datos citados: InReach e Investigación Edge.

Imagen de Free-Photos en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: