Viajar: ¿es importante?

Cada viaje representa una aventura, es estar dispuesto a dejarse sorprender por situaciones inesperadas y romper la rutina. Viajar nos ayuda a ampliar nuestras perspectivas y conocer que existe un mundo de posibilidades a través del interés en otras culturas y formas de vida.

Viajar no es solo trasladarse fisicamente de un lugar a otro, es estar dispuesto a aprender con cada aventura que emprendemos. Esta práctica nos hace más creativos y nos llena de buena energía. Para mí, parte de la felicidad de la vida es viajar, por eso lo disfruto tanto.

Mis días cuando viajo a una nueva ciudad empiezan con un buen café y un desayuno sustancioso, para tener suficiente energía para comenzar la caminata por la ciudad que esté visitando. Trato de caminar en la mayoría de ciudades, porque creo que es una buena manera de encontrar lugares interesantes de ver, que no siempre están en las guías turísticas. Trato de detenerme a disfrutar las cosas que me gustan.

Los viajes pocas veces los puedo planificar con mucha antelación, así que busco las principales atracciones de la ciudad que voy a visitar, si es la primera vez. Tomando esto en cuenta selecciono el hotel. Seleccionar el hotel es un proceso que me toma tiempo, porque evalúo varios factores: la ubicación, la limpieza, los servicios que ofrecen, contrasto las reseñas del hotel en Tripadvisor con las fotos que muestra el hotel en su página web. Esta práctica casi siempre me ayuda a seleccionar buenos hoteles. También está la opción de los Airbnb, para los que les recomiendo revisar las reseñas antes de hacer el booking.

Un mapa es fundamental, ya sea físico o el GPS de Google que es bastante práctico. También hay variedad de aplicaciones con diferentes funciones que te ayudan a ubicar atracciones, restaurantes, entre otras cosas.

Conocemos otras culturas muchas veces a través de la comida, así que en mi caso cuando viajo, hago una lista de los restaurantes o lugares donde quiero comer, y compruebo si requiere o no reservaciones, así no me pierdo ninguno de los restaurantes en mi lista.

El clima es otro factor fundamental para hacer la maleta, así que si hacen la maleta uno o dos días antes del viaje revisen el pronóstico del tiempo para los días que van a estar en esa ciudad, y tomando esto en cuenta seleccionen la ropa para el viaje.

Esperar no es una de las situaciones favoritas, pero en los aeropuertos casi siempre tenemos que esperar, así que para no perder el tiempo que es tan valioso siempre tengan a mano un buen libro. Leer siempre agrega valor en esas largas esperas. Los últimos libros que he estado leyendo en buena parte de mis viajes son Big Magic de Elizabeth Gilbert, lo he estado alternando con Girl Boss de Sophia Amoruso, ambos con buenas lecciones que aprender.

Hablando de aeropuertos, la maleta es un factor importante. Traten de planificar bien la ropa que van a utilizar, y así evitan llevar grandes maletas, ya que no es cómodo, y hoy en día las aerolíneas, por grandes o pequeñas que sean, tienen una cantidad de restricciones de tamaño, peso, y costos adicionales. Les recomiendo marcar la maleta para ubicarla más fácilmente.

Viajar es una de las mejores inversiones que podemos hacer en nuestra vida. Es mejor acumular experiencias y memorias que cosas. Viajar nos saca de la rutina diaria y es un buen ejercicio para vivir el presente. Si tienes ganas de viajar no lo dejes para mañana, comienza ya, no hay límites.

Feliz viaje y hasta la próxima.



Deja tus comentarios aquí: