Visitas al recién nacido en tiempos de pandemia

Visitas al recién nacido en tiempos de pandemia

Cuando damos a luz, especialmente cuando es nuestro primer bebé, no sabemos qué vamos a sentir, cómo va a actuar nuestro recién nacido, ni cómo se van a comportar las personas que nos rodean.

Las visitas al recién nacido, son gratificantes, pero hay algunos detalles que pueden molestar a mamá y bebé, que están cansados, que prefieren dormir y que quizás no pueden atender a los invitados. Y ahora que estamos en pandemia, las precauciones han variado considerablemente.

Sabemos lo difícil de tener un bebé y que la familia no pueda conocer al peque o apoyar en el día a día. El sistema inmune de bebé es tan frágil como el recién nacido, apenas está formando anticuerpos y lo que menos queremos es exponerlo a algo como el Covid-19. Y a mamá también hay que cuidarla mucho porque es ella la que a través de la leche materna va inmunizando a su peque.

Los niños pequeños se pueden contagiar del virus y el Covid- 19 se puede propagar si el infectado respira, habla o estornuda, es por eso que hay que considerar si queremos recibir visitas y a quiénes vamos a recibir.

En caso de que tomes la decisión de recibir visitas te sugerimos que no carguen al bebé, se mantengan a dos metro de distancia de bebé y de mamá, no se quiten el tapabocas, se laven bien las manos al ingresar al recinto donde se encuentran mamá y bebé y no recibas a más de dos o tres personas a la vez. Es importante señalar que los niños de menos de 2 años no deben usar tapabocas, por lo que el uso de tapabocas en las personas que hacen la visita es imperativo.

Además de todas las medidas de bioseguridad que ya comentamos por el Covid – 19, y que debemos respetar todos, quiero compartir algunos consejos si vas a visitar a un bebé.

Otras medidas a tomar en cuenta:

Es muy importante llamar y consultar a la mamá si se siente cómoda para recibir visitas. Yo por ejemplo no le decía a nadie que mi bebé había nacido en las primeras 24 horas, esas primeras horas son muy importantes para la tríada mamá–bebé – papá, es el momento de reconocimiento con su pequeño hijo. Por lo general la familia más cercana se hacía presente, pero les pedía a los amigos que vinieran al día siguiente.

Por supuesto si estás enfermo o con gripe, no visites al bebé hasta que estés mejor.

Antes de la visita no fumes, no ingieras bebidas alcohólicas ni te coloques mucho perfume, que esos olores fuertes molestan a mamá y bebé.

Si mamá quiere dar pecho o ves que se levanta para ir al baño, mejor terminar la visita o dejarlos solos por un rato, ella puede sentirse incómoda e incluso avergonzada.

No cargues al bebé o lo beses o le hagas foto sin consultarle a mamá. En primer lugar debemos mantener el distanciamiento, pero además quizás a mamá no le guste que te acerques a su peque o que le hagas una foto y la compartas.

Es preferible ahorrarse los consejos y las opiniones, por más que sean con buena intención, quizás la familia no los tome de buena forma. Ser madre reciente es un momento muy emotivo, hay muchas hormonas y sensaciones y no hay tanta disponibilidad de escuchar, opiniones o sugerencias de un tercero.

Si el bebé tiene hermanos mayores, salúdalos, préstales atención, pregúntales cómo se sienten. El hermanito se sentirá muy bien.

Haz visitas cortas que no superen los 30 minutos.

Ofrece tu ayuda, hacer compras, llevar algo de comida preparada, resolver alguna diligencia, todo suma cuando se trata de una familia con un bebé recién nacido. Cuando llames para confirmar la visita indica tu disponibilidad para apoyar en cualquier mandado.

Cada familia es un mundo, como dicen, quizás algo que a ti te encantaba cuando tuviste hijos a la familia que vas a visitar le incomoda, lo mejor es hacer uso del sentido común y hablar con mamá para saber qué hacer.

Foto creada por freepic.diller – www.freepik.es



Deja tus comentarios aquí: