¿Vives para tu café de la mañana?

¿Vives para tu café de la mañana?

El café tostado contiene una mezcla de más de 1000 compuestos bioactivos, con efectos terapéuticos antioxidantes, antiinflamatorios, antifibróticos, antifúngicos y anticancerígenos.

La cafeína puede ayudar a aumentar tu tasa metabólica y movilizar la grasa de los tejidos para quemar grasa como combustible. También mejora el rendimiento del ejercicio.

Sin embargo, por otro lado, también se sabe que:

  • Aumenta los niveles de azúcar en la sangre.
  • Produce antojos de azúcar y carbohidratos.
  • Contribuye al reflujo ácido y daña el revestimiento intestinal.
  • Produce aumento del ritmo cardíaco y de la presión arterial.
  • Empeora el síndrome premenstrual y los síntomas de la menopausia.
  • Puede contribuir a causar osteoporosis.
  • Puede causar insomnio y falta de sueño.
  • Una vez que la cafeína desaparece, puedes experimentar fatiga, mal humor o depresión.

¿Conclusión? Pues, como todo, es un asunto de cada individuo.

Algunas personas son más sensibles que otras a la cafeína, y esto puede deberse en gran medida a la genética. Debemos observar su efecto en nuestro organismo.

Hay un círculo vicioso que se observa con frecuencia: la persona tiene un ataque de ansiedad, no puede dormir por la noche debido a la ansiedad inducida por la cafeína, se siente lenta en la mañana, toma café para despertarse y el ciclo continúa. Esto no es saludable ni útil.

La cafeína es un estimulante psicomotor que aumenta la transmisión de dopamina en el cerebro. En dosis bajas, la cafeína puede ayudar a mejorar el rendimiento y el estado de ánimo. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Sin embargo, también aumenta la actividad de los neurotransmisores excitatorios. Dependiendo de cada individuo, la cafeína puede permanecer en el cuerpo entre 2 y 12 horas. ⠀

Entonces, ¿deberías dejar la cafeína?

Las siguientes preguntas son una prueba de fuego:

  • ¿Tienes estrés y ansiedad?
  • ¿Tienes fatiga?
  • ¿Luchas para quedarte dormido, o tener por lo menos 7 horas de sueño profundo y reparador?
  • ¿Eres incapaz de funcionar a ciertas horas del día sin alguna forma de cafeína?
  • ¿Tienes problemas digestivos? ¿Heces sueltas? ¿Necesitas cafeína para evacuar?
  • ¿Sueles tener antojos de cafeína, azúcar, sal o chocolate?
  • ¿Tomas más de 2-3 tazas de café o té con cafeína por día?
  • ¿Te duele la cabeza si no consumes cafeína?
  • ¿Tienes una enfermedad crónica o una enfermedad autoinmune?
  • ¿Tiene problemas menstruales, hormonales, de fertilidad, sofocos de la menopausia?

Si la respuesta a cualquiera de esas preguntas es afirmativa, en mi opinión, vale la pena hacer una prueba sin cafeína durante 4-6 semanas para ver cómo te sientes. Los primeros 2 días serán difíciles, pero eso te dice algo importante sobre esta sustancia adictiva, ¿no crees?

La gran mayoría experimenta mejoras considerables en su estado de ánimo, digestión, energía y sueño cuando eliminan o reducen su dependencia de la cafeína.

Y cuando consumas café te sugiero:

  • Intentar reducir la cantidad de tazas de café a una o máximo dos por día.
  • Mantenerte hidratado consumiendo suficiente agua durante el día.
  • Dejar de tomar cafeína después de las 2pm para proteger la calidad de tu sueño.
  • Evitar que el café sea lo primero que ingieras. Es demasiado ácido para tu estómago. En cambio, bebe agua tibia con limón, desayuna y luego disfruta de tu taza de café.
  • Lo ideal es beberlo solo, sin azúcar y sin leche.
  • Sustituir por té verde (contiene mucha menos cafeína) o té de hierbas.

Cuéntame, ¿a ti cómo te va con el café?

Imagen de Foundry Co en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: