Vivid Sidney: luces, música e ideas para todos

Una ciudad que siempre tiene algo qué ofrecer tanto a sus habitantes como a los miles de turistas que la visitan, Sydney está siempre en constante movimiento artístico. A diario podemos ver gigantes burbujas de jabón en el Hyde Park, que vuelan apresuradas mientras los más pequeños tratan de alcanzarlas, pasando por violinistas y cantantes de ópera que en alguna avenida principal realizan una presentación impecable y las diferentes bandas que tras un toque de rock callejero, malabares y fuego, revisan el estuche de su guitarra para encontrar que su talento ha generado frutos; en esta metrópoli siempre hay algo qué hacer.

vivid-sydney2012Desde el pasado 25 de mayo y hasta el 11 de junio, las luces, la música y las ideas más creativas se apoderan del centro de la ciudad para ofrecer el Vivid Sydney, un festival anual único en su clase, de este lado del planeta.

Está finalizando el otoño y ya cerca del invierno, la noche comienza desde temprano. Las temperaturas rondan los 10 ºC y cuando está completamente oscuro, a las 6 de la tarde, Sydney irradia pura magia al encender el más increíble festival de luces y colores. Los edificios más serios y corporativos se convierten en pantallas que proyectan los más vívidos tonos y el ícono australiano más famoso, el Opera House, transforma sus velas en canvas, para crear inimaginables ilusiones ópticas, con proyecciones 3D, que dejan a los espectadores maravillados y sin aliento.
Diseñadores, artistas, músicos y creativos del mundo entero se reúnen cada año en este festival para ofrecer más de 50 esculturas interactivas, teatro de calle, charlas de diseño y tendencias creativas, música, mercaditos nocturnos y lo que parece ser un sin fin de colores, para todos los visitantes.

vivid-sidney3El festival es completamente gratuito (excepto por algunos workshops y presentaciones musicales dentro del Opera House), y cualquiera puede darse una vuelta por el centro de la ciudad desde las 6pm y hasta la media noche para disfrutar de una noche mágica. La seguridad está garantizada y hay decenas de sitios para comer, desde los más lujosos restaurantes y bares, hasta pequeños lugares donde comprar un chocolate caliente para apaciguar el frío. Es un evento al que pueden asistir tanto adultos como niños, siempre que recuerden llevar una bufanda y buen abrigo (uno de esos bien calentitos).

La vida está llena de colores y este evento está repleto de vida. El ambiente de felicidad se contagia y el disfrute es inevitable. Si quieres conocer más detalles del Vivid Sydney visita www.vividsydney.com.au

Yo estoy poniéndome mi abrigo y voy saliendo a ver nuevamente como el techo de la Ópera pareciera que se mueve con el viento, sencillamente increíble.



Deja tus comentarios aquí: