Y que sea lo que sea…

Para los que ya han llegado a la mitad de la carretera, una dosis de Jorge Drexler



Deja tus comentarios aquí: