Y si me frustro ¿Qué hago?

Inevitablemente estamos expuestos al fracaso y a la frustración. Nos proponemos ciertas metas y no siempre los resultados son lo que esperamos. Siempre esta el miedo de que no logremos lo que queremos. Tenemos que tolerar la frustración y ser consciente de que la vida no es perfecta.

No es bueno quedarnos frustrados; la frustración existe porque sin ella no aprenderíamos esforzarnos y alcanzar el éxito. Imagínense frustrarse y pasar toda nuestra vida con ella,  sin embargo, creo que todos llevamos el peso de alguna frustración en nuestra vida, ya que forma parte de la vida misma.

Esto no es un tema fácil,  porque involucra nuestras emociones, incluso por causas externas y ajenas a nuestra persona. Resulta una emoción tan culposa que genera gran decepción e impotencia, es horrible, es deprimente y baja nuestra autoestima.

Es imperativo saber qué hacer con las frustraciones, tolerarlas, proponerse un nuevo comienzo el cual dependerá de cada uno de nosotros, debido a que también nuestras creencias después de una frustración no suelen ser muy positivas.

Piensa positivo

Las creencias limitantes tampoco ayudan. Nos dejamos llevar por pensamientos negativos, por tener una mala percepción de la realidad. Inclusive, en momentos cruciales despertamos creencias que en vez de ayudar, empeoran la situación.

Hay personas que definitivamente no pueden manejar la frustración, a todos nos ha pasado, pero son muy pocos los que realmente no se dejan desmotivar.

Cuántas veces nos repetimos frases como: «No puedo», «no obtendré ese empleo», «el dinero no me alcanza», «la vida es injusta», «es muy difícil, no lo puedo hacer», y puedo  seguir la lista de ejemplos, pero lo importante es saber que nuestra mente y cuerpo se condicionan y responden a nuestras creencias, sean malas o no.

Un constante autosabotaje, sacas excusas para justificar todo aquello que no te haz atrevido a hacer por miedo a fracasar y frustrarte de nuevo, porque a veces el exterior o entorno pueden más que nuestra determinación.

Rendirte no es una opción

En la vida tenemos mil y un oportunidades para reinventarnos y volver a comenzar. Yo me he rendido muchas veces, el miedo y personas frustradas también me han frustrado. La mente es poderosa, es capaz, tú eres capaz.

No se trata de imaginar, se trata de saber como actuar, qué hacer para alcanzar nuestro objetivo. Si fallas no importa, busca otro camino que te conduzca al éxito y a ser feliz.

Bernardo Stamateas , un gran  conferencista internacional, comentó en una de sus tantas entrevistas en televisión, que el éxito es un suceso, pero detrás del suceso hay un proceso, y la gente mira solo el suceso y dice: «que suerte que tiene aquel».

Definitivamente hay un proceso, un día a día, un éxito que se encaminó con gran constancia y perseverancia del que solo tú conoces, y entre esos elementos estuvo seguramente una frustración

Pregúntate ¿Qué haces con la frustración? evalúa que hiciste mal, en que fallaste, que te falto por hacer, aprende de ello y comienza de nuevo. Hay que encontrarle sentido a lo que nos sucede

Te invito a reflexionar al respecto; enfrenta las dificultades, ¡Te invito a vivir!



Deja tus comentarios aquí: