Y tú, ¿qué película te estás contando?

En esta semana he tenido la suerte de compartir ratos maravillosos tanto con mi familia, como con amigos muy queridos; me siento afortunada por ello y quiero compartir contigo las claves para lograrlo. La película depende solo de nosotros mismos.

A veces pasamos la vida sin darnos cuenta de que es lo verdaderamente importante, cual es nuestra misión; el día a día, las prisas, las obligaciones, las deudas, los demás, nosotros mismos evadimos la respuesta a esta pregunta: ¿si dejaras hoy de existir, qué has dejado en este mundo?, o en palabras más crudas ¿qué te gustaría que dijera tu epitafio?

A pesar de que tenemos el 50% de probabilidades de estar vivos y el 50% de no estarlo, no estamos programados para vivir aquí y ahora y disfrutar lo que en este momento nos está pasando. Vivimos recordando lo que no ha sido y preocupados por lo que será.

¿Y cuándo vamos a vivirlo?

Te propongo que pases un día, un solo día dándote cuenta de lo que te rodea, bueno o malo, de lo que eres. Hazlo, ¡te sorprenderá! Fíjate cómo te sientes al despertar, lo que tienes a tu alrededor, la forma en la que te relacionas con otras personas, qué emociones son más frecuentes en ti, qué cosas te agradan y cuáles te molestan. Toma conciencia, date cuenta y disfruta del día.

Cuando vivimos el presente, tomamos conciencia de cosas que pasan inadvertidas, algunas es más cómodo no verlas y por eso las evadimos y nos contamos la “historia” que nos hace sentir mejor.

Está demostrado que cada uno de nosotros crea su realidad. Pues, observa la tuya y si no te gusta ¡cámbiala! ¿De quién depende? Solo depende de ti, no dejes que tu vocecita busque mil justificaciones.

En las sesiones de mentoring que llevo a cabo con empresarias y empresarios, poniendo en práctica el sistema “Actívate y Triunfa” para mejorar todo lo que hacemos (siempre puedes mejorar), analizamos qué está pasando aquí y ahora contigo y con tu empresa, con las personas que trabajan a tu alrededor y cómo influye la energía de todos y cada uno de ellos en las relaciones y en los resultados de la empresa.

Voy a compartir contigo hoy cosas que puedes empezar a poner en práctica ya, solo te llevara unos minutos, prepara papel y lápiz que así el cerebro centra más la atención y, de paso, lo puedes revisar después para seguirlo trabajando:

Vamos a jugar a la película:

  1. Eres un actor o actriz reconocido y te dan a escoger el papel de una película que hará historia, tú puedes escoger el papel que quieres representar.
  2. Haz una lista de lo que eres, todos los roles y papeles que te toca ejercer en tu vida… Son varios, ¿verdad?. Por ejemplo: madre, hijo, ingeniero, dueño de empresa, directo de otra empresa, gerente de hogar (lo de ama de casa no me parece adecuado), amigo de.., consejero de, etc.
  3. Determina cuál de ellos te gusta más, con cuál te sientes a gusto. Elije ese rol para ser el protagonista de la película y escríbelo. Solo uno.
  4. Piensa un poco, analiza por qué te gusta, qué te hace sentir bien en ese papel y qué aportarás al público para que disfrute de esa película donde tú eres el protagonista. Escríbelo.
  5. Ahora, piensa qué mensaje quieres que transmita tu personaje, por qué razón te gustaría ser recordado. Anótalo.

Esto por lo que te gustaría ser recordado es tu misión y propósito en la vida.

Puede que no lo tengas claro, el 99% de las personas nunca nos hemos planteado la pregunta: ¿Para qué estoy en este mundo? Cuando te la planteas, no es fácil encontrar la respuesta, para eso te ofrezco guiarte, porque una vez que lo tengas claro, conseguirás más fácilmente todo lo que quieres ser y tener; las cosas irán cambiando a tu alrededor.

“Cuando tu cambias y mejoras, todo mejora a tu alrededor, es una cuestión de energía, la fuerza que mueve al mundo”

Estaré muy complacida de que me cuentes tu “película” y poder ayudarte capítulo a capítulo en ser un gran protagonista que haga disfrutar a tu público y que avance hacia la mejor historia posible. ¿La escribimos juntos?



Deja tus comentarios aquí: