Yoga como camino de exploración interna

Practicar yoga es un proceso en el que nos adentramos en terrenos con alternativas que desconocíamos. Existe una falsa creencia bastante generalizada de que el yoga es para gente mayor que puede dedicarse a relajarse. El yoga bien practicado requiere de mucha energía y a la vez es muy revitalizante, ya que enseña a utilizar los centros energéticos. Aclárese que la juventud es un estado mental más allá de los números o la cronología.

Es importante tener enfocada una buena actitud. La disposición con la que se aborda la práctica ha de ser positiva. El objetivo es desarrollar el bhava: sentimiento profundo de autoentrega, devoción. Esta búsqueda genera disfrute.

Asociando esto con nuestra cotidianidad aclaramos que ningún ser humano es únicamente materialista, intelectual, emocional o espiritual, ya que somos todas estas formas a un mismo tiempo. Sin embargo, cuando decimos que alguien es intelectual o espiritual, nos referimos a la inteligencia que percibimos que más ha desarrollado. Todos tenemos unas inteligencias más desarrolladas que las demás y, a la vez, tenemos inteligencias en estado más primitivo. Ser inteligente mentalmente no significa que lo seamos emocional o espiritualmente; lo vemos en que una persona intelectual no necesariamente es feliz. Eso sí, para ser feliz sí se deben desarrollar la inteligencia emocional y espiritual. Estas dos inteligencias están relacionadas, ya que nos inducen a mirar a nuestro interior, a adaptarnos a lo que somos y tenemos, a entender nuestro contexto interno y externo, para agradecerlo y mejorarlo.

Una persona dotada de inteligencia emocional y espiritual va a estar la mayoría de las veces tranquila, contenta, alegre o feliz, y una persona con deficiencias en estas inteligencias padecerá de intranquilidad, insatisfacción, tristeza, ansiedad y angustia.

La gran ventaja es que todos podemos desarrollar nuestras inteligencias (todas) mediante nuestro compromiso con nuestra evolución, lo cual requiere acción día tras día, es decir, mucho ejercicio, y esto justo nos lo ofrece la práctica del yoga. Ten en cuenta que esto solo lo puedes probar tú mismo con tu práctica constante, así que, más allá que creer en estas palabras, compruébalas con tu propia experiencia.



Deja tus comentarios aquí: