El yoga y la vida eterna: Täo Porchon-Lynch la profesora de yoga más longeva de mundo

El yoga y la vida eterna

Hacer yoga se ha vuelto una de las prácticas más comunes en estos días, ofrece múltiples beneficios para la salud y permite establecer una energía y una concentración única entre la mente y el cuerpo. Además el yoga pareciera alargar la vida de las personas, y así lo afirma Täo Porchon-Lynch, la profesora de yoga más longeva de mundo, que con sus 98 años sigue practicando el yoga tal como si fuera la primera vez.

Täo Porchon-Lynch

Täo Porchon-Lynch nació en la India en 1918, y descubrió el yoga a los 8 años de edad. Vivió en Londres y formó parte de un grupo de bailarinas que entretenían a soldados durante la Segunda Guerra Mundial. Pasó tiempo junto a Mahatma Gandhi, Nöel Coward y el Dalai Lama, vivió en Hollywood, donde comenzó a enseñar yoga.

En 1963 conoció al amor de su vida, Bill Lynch, con quien compartía el gusto por el vino. Juntos fundaron la Sociedad Estadounidense de Vino; y fue luego de fallecer su esposo, casi 20 años después, cuando decidió dedicarse de lleno al yoga y buscar intensificar esa paz que ya había encontrado en su interior.

Su ascenso a la fama se produjo en 2012, cuando fue reconocida oficialmente como la profesora activa de yoga de más edad y cuando fue la modelo de una serie de fotografías sobre yoga del fotógrafo Robert Sturman. Esas imágenes se hicieron viral en las redes sociales y desde entonces Porchon-Lynch se ha convertido en toda una celebridad.

Actualmente es un ejemplo de vida para sus alumnos y seguidores y además es reconocida como un hito en el Libro Guinness de los Récords.

Se considera que el yoga es un ejercicio de bajo impacto que genera fortaleza y tonificación en las diferentes partes del cuerpo. Promueve a resistencia e incrementa la capacidad de trabajo y además permite un desarrollo adecuado de la flexibilidad y el estiramiento muscular de cada parte del cuerpo.

Con información de Culturizando



Deja tus comentarios aquí: