Zapatos de tacón alto

Problemas como acortamiento del tendón de Aquiles, juanetes, callosidades, dedos en martillo, espolones calcáneos y compresión de los nervios de los pies son cuatro veces más frecuentes en las mujeres que en los hombres, su principal razón radica en el uso de los tacones altos.

Para ser bella hay que ver estrellas…

Esta afirmación es tal vez una de las frases reconfortantes más usadas por las mujeres ante las molestias que le producen las ropas, fajas, peinados, cirugías y demás elementos adoptados para mejorar la imagen corporal. A esto no escapan los zapatos, prendas de vestir que inicialmente tenían una función protectora de los pies, a la que posteriormente se le dio una connotación de estilo y moda.

Los pies son una parte fundamental del organismo, tienen una estructura compleja ya que en ellos se encuentran huesos,   articulaciones y ligamentos. Cumplen funciones básicas para el organismo como los son soportar el peso corporal y permitir la marcha, sin embargo los cuidados que diariamente reciben no son proporcionales a su importancia.

Problemas asociados con zapatos inadecuados

El uso de zapatos puntiagudos con tacón alto condiciona que el peso del cuerpo, normalmente distribuido entre el talón y el antepié, se desplace hacia la parte anterior del pie, aumentando la presión sobre los dedos y cambiando los puntos naturales de apoyo. Estos cambios obligan a la columna vertebral a corregir la postura aumentando la curvatura lumbar para compensar este desequilibrio. De esta manera, un zapato de tacón alto genera una serie de cambios en la dinámica corporal que afectan no solo a los pies y tobillos sino repercuten también en las rodillas, columna vertebral y en el aparato circulatorio.

Estos cambios suelen ser más perjudiciales si existen condiciones médicas asociadas como la diabetes y la arterioesclerosis, enfermedades en las que la circulación, que ya se encuentra afectada, se deteriora aún más por el uso de un zapato inapropiado. Igual sucede con las mujeres jóvenes que fuman y además ingieren anticonceptivos orales, ya que esta combinación tiene un efecto negativo en el aparato circulatorio aumentando el riesgo de aparición de várices y trombosis venosas.

Entre las principales lesiones en los pies debidas al uso de zapatos inapropiados, en especial zapatos con tacones altos, se encuentran lesiones como el Hallux valgusconocido comúnmente como juanete, caracterizado por la desviación hacia dentro del dedo gordo, se acompaña por dolor, irritación, inflamación e incluso procesos infecciosos; otras afecciones son las callosidades por el roce constante en zonas en donde el calzado se encuentre ajustado o apretado, encorvamiento hacia arriba de los dedos originando los dedos en martillo, inestabilidad del tobillo que favorece las caídas y traumatismos como esguinces, inflamación del tendón de Aquiles y acortamiento de los músculos gemelos lo que puede llegar al momento en el que caminar descalzo o con zapatos plano resulte doloroso.

Como prevenir estos problemas

Un zapato apropiado debe ser capaz de vestir y proteger el pie sin deformar la marcha, no debe crear callosidades ni lesiones por rozaduras, debe permitir caminar con equilibrio y debe respetar las modificaciones de volumen del pie en carga así como la circulación local. A la hora de comprar zapatos se debe elegir un modelo que resulte cómodo, es importante probarse los zapatos en ambos pies y hacerlo preferiblemente después de caminar o al final del día. El calzado ideal debe ser cómodo, con un tacón de 2 a 3 cm., suela antirresbalante y punta ancha.



Deja tus comentarios aquí: